Nordic Dental Shop

El enjuague bucal es el complemento idóneo ante un cepillado correcto y el uso del hilo dental, ya que previene las caries, favorece la eliminación de gérmenes y previene la acumulación de placa dental.

No hay un único tipo de enjuague bucal, aunque el antiséptico es el más frecuente y el de uso más común, también existen enjuagues orales con flúor, opciones sin alcohol con ingredientes naturales o los formulados para tratar problemas específicos.

Debido a todos los modelos que podemos encontrar en el mercado, y a que los enjuagues hay una gran parte de la población que lo realiza incorrectamente, te vamos explicar todo lo que necesitas saber sobre cómo realizar correctamente enjuagues bucales.

Guía sobre cómo realizar correctamente enjuagues bucales

Ten en cuenta que una correcta higiene bucal se basa principalmente en un buen cepillado de dientes. Una vez hayas realizado un correcto cepillado, después utiliza el enjuague para completar tu higiene bucal.

Aunque ya hay muchas personas que ya tienen el enjuague bucal como parte de su rutina de higiene diaria, hay veces que no se hace correctamente, así que sigue estos pasos:

  • Vierte 20 ml o cuatro cucharaditas en un vaso o recipiente.
  • Pon el contenido del vaso en tu boca. Es muy importante que no lo diluyas en agua.
  • Enjuaga tu boca con el elixir durante 30 segundos. O bien puedes contarlos mentalmente o bien puedes cronometrarte para asegurarte que estás el tiempo necesario.
  • Durante el proceso de enjuague realiza gárgaras con el elixir. Ten en cuenta que debes evitar tragártelo, ya que no están diseñados para tal finalidad.
  • Escupe la solución en el lavabo.

¿Cuántas veces al día debo usar el elixir? 

Es recomendable utilizarlo unas 2 o 3 veces al día y siempre después de realizar un buen cepillado dental para así conseguir resultados eficientes.

Ten en cuenta que, dependiendo del tipo de enjuague que utilices, el modo de empleo y las veces al día pueden variar.

Esto se debe principalmente a que existen colutorios que están indicados para utilizarlos como parte de tu rutina diaria y existen otros que son más terapéuticos y solo se utilizan durante un tiempo determinado. Así que, siempre consulta las instrucciones del fabricante o sigue las indicaciones que te haya proporcionado tu dentista.

Tipos de enjuagues bucales

Tal y como hemos mencionado anteriormente, existen enjuagues bucales para su uso diario y terapéuticos.

En general, se pueden clasificar en:

  • Enjuagues bucales estéticos: son lo más básicos y ayudan a eliminar los restos de comida que puedan quedar después de cepillar y de utilizar el hilo dental, mejoran en aliento y aportan sensación de frescor.
  • Enjuagues antisépticos: controlan la placa bacteriana y reducen la gingivitis. Este tipo también se prescriben después de una cirugía oral para ayudar a la curación y reducir las infecciones. Asimismo, ayudan a la curación de las llagas y previenen que se infecten.
  • Enjuagues con flúor: están especialmente indicados para proteger a los dientes de los ácidos que se producen por la placa bacteriana. La principal finalidad del flúor es la de recubrir el esmalte de los dientes y a prevenir las etapas iniciales de las caries.

A la hora de realizar enjuagues orales, ten en cuenta que debes evitar tomar cualquier tipo de comida o bebida hasta que haya pasado, como mínimo, media hora después de haber realizado la limpieza. De esta forma permitirás que el producto realice su efecto durante más tiempo.

Además, aunque tengas una buena higiene bucal donde se complemente el cepillado dental, el uso del hilo y los enjuagues, no debes olvidar que es indispensable visitar a tu dentista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.